Categorías
Forochat

CÓMO RESUCITAR TUS SUEÑOS EN 5 PASOS

Es muy común encontrarse por momentos recordando sueños que tuvimos algún día y que, por diferentes circunstancias de la vida, hoy son sueños muertos, quizás en muchos de ellos trabajamos arduamente y un día con mucho dolor tuvimos que dejarlos. También hay de esos sueños que tuvimos, pero por miedos internos nunca nos atrevimos a materializar y quedaron en el olvido o peor aún nos siguen atormentando todos los días cuando pensamos que somos unos incapaces.

¿Cuál es tu actitud ante tus sueños muertos o frustrados? Tal vez te has vuelto una persona amargada, te peleas con todos a tu alrededor, quizás te encuentras sumergido en una depresión, hay quienes han pensado hasta en quitarse la vida.

Si estás pasando algo como esto, es momento de derramar tu frustración delante de Dios y reconocer que él es el único que puede hacer algo al respecto. Es la hora de creer que todavía puedes soñar, que no es tarde para ti, todavía puedes lograr cosas grandes de la mano de Dios.

Jesús resucitará tus sueños

Quiero compartir contigo una pequeña fracción de la biblia que se encuentra en Juan y dice así: Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto.

Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

Juan 11:39-44

Para ponerte un poco en el contexto de lo que estaba pasando, aunque muy probablemente ya conozcas la historia, estos versículos narran lo que sucedía en Betania cuando Lázaro, un amigo muy cercano de Jesús, había muerto y habían pasado ya 4 días. Y no sólo eso, sino que Jesús se había enterado de la enfermedad de Lázaro pero no viajó de inmediato a donde estaba el enfermo sino que demoró dos días en salir de manera que cuando llegó ya habían pasado varios días desde su muerte (sabemos que se trataba de distancias largas que se recorrían caminando).

Ahora volviendo a la fracción específica que acabamos de leer, Jesús estaba dando una orden a los que allí se encontraban, que retiraran la piedra que tapaba la cueva donde estaba sepultado Lázaro. Y como humanamente suele suceder, las personas no entendían por qué pedía semejante cosa, Marta decía, ¿cómo vamos a retirar la piedra?, ya el cuerpo está descompuesto, huele mal. Pero Jesús le insistió en que sólo hace falta creer para ver a Dios manifestándose.

Quizás tú, aunque estás vivo, hoy tienes un Lázaro muerto en tu vida, algún sueño, la esperanza, las ganas de luchar, tus fuerzas, tu autoestima, el mismo sentido de la vida, hay tantas cosas que tal vez en este momento están enterradas en lo profundo de tu corazón, que ya tienen tanto tiempo allí, días, meses o hasta años, y hasta puede parecer que ya no hay vuelta atrás tal como pasaba con Lázaro.

Pero debes tener la revelación y creer hoy que, no importa hasta qué estado hayas llegado, Jesús quiere hacer un milagro en tu vida. Amigos, esta historia no es un cuento de fantasía, la palabra de Dios es real. Son cosas que sucedieron de verdad y el Dios que vive hoy es aquel mismo Dios de milagros y misericordia que encontramos en estos escritos tan antiguos, no han perdido vigencia.

¿Qué te quiero decir con esto? Que, así como Jesús resucitó a Lázaro, también puede restaurar esa área de tu vida que hoy parece que no tiene remedio.

No creas que el haber pasado tantas dificultades, significa que Dios se olvidó de ti. Todo tiene un tiempo para Él y nunca es tarde para permitirle a Él obrar en nuestra vida. Dios tiene propósitos para tu vida a través de esas pruebas que has tenido que vivir. Todas las cosas obran para el bien de los que amamos a Dios, no te dejes engañar por los pensamientos contrarios a esta verdad que pueden venir muchas veces en medio de nuestra angustia.

¿Cómo resucitar tus sueños en 5 pasos?

PASO 1. CREE: Jesús le dijo a Marta en el versículo 40 que si creía vería la gloria de Dios, pero eso no podía ser creer de la boca para fuera, tenía que ser de corazón, debía ir acompañado de una acción.

PASO 2. REMUEVE LA PIEDRA: Como vimos en el versículo 39, para que Jesús pueda intervenir en tu situación hay una parte que a ti te corresponde hacer, no sé que nombre tenga tu piedra, pero todos tenemos una que quitar cuando estamos necesitando un milagro. Pídele al Espíritu Santo que te revele cuáles son esas acciones que debes ejecutar para que el Señor trabaje, que te muestre cuál es esa piedra entre tú y ese milagro que necesitas.

Fíjate que los seres queridos de Lázaro en el versículo 41 quitaron la piedra, eso fue lo que permitió que Jesús hiciera el milagro. No te quiero decir con esto que Dios no tenga el poder suficiente para hacer las cosas sin que nosotros le ayudemos, sino que Él no se mueve donde no hay fe y tus acciones muestran tu nivel de fe.   

Y debes saber que esa acción seguramente será algo sin sentido para ti y los que te rodean, así como lo era quitar la piedra de un sepulcro con un cuerpo en avanzado estado de descomposición. La lógica de Dios no es como la nuestra, sólo debemos creer que si el nos pide hacer algo es porque él va a obrar a través de eso.

PASO 3. PIDE CREYENDO QUE DIOS TE ESCUCHA Y QUE DARÁ RESPUESTA CONFORME A SU PROPÓSITO, DANDO GRACIAS: Jesús que era el Hijo de Dios lo hacía así y él es nuestro ejemplo a seguir por excelencia en todo. Antes de ordenar a Lázaro salir fuera de la tumba, Jesús dio gracias. Es tan grande lo que podemos desatar en nuestras vidas con un corazón agradecido, sin importar las circunstancias, demos siempre gracias.

PASO 4. QUITA LAS VENDAS Y CONTINUA: Una vez que has dejado que Dios meta su mano y tome el control de tu situación, quizás tendrás vendas que quitar y continuar sin ver atrás. Necesitas dejar atrás lo pasado y vivir este presente de la mano del Señor. Recuerda que Jesús no te condena, mucho menos te condenes tu mismo ni permitas que los que te rodean lo hagan, no escuches voces de personas que no han dejado ir a tu Lázaro.  

¿Qué es lo que quiero transmitirte con esto último? Que siempre va a haber alguien en tu entorno que te juzgue, que critique tu cambio y tu determinación a permitir que Jesús resucite tus sueños. Incluso tus mismos pensamientos te van a tratar de poner piedras de tropiezo. Pero no desmayes, no oigas esas voces, el enemigo siempre va a atacarte y más aún cuando ve que has tenido un encuentro con Dios y has decidido tener una vida mejor con Él.

PASO 5. ACEPTA LA VOLUNTAD DE DIOS: Puede suceder que un sueño no se te cumpla tal como lo anhelaste o en el tiempo que tú lo deseas, pero eso no significa que Dios no lo haya tomado en cuenta o que la enseñanza que hoy te estamos dando no aplica para ti. Sino que el Señor tiene propósitos perfectos para nosotros, su voluntad es buena, agradable y perfecta, es decir, sus planes son muy superiores a los nuestros. Nuestro consejo es que tu hables con el Padre de esos sueños y anhelos de tu corazón y le pidas que te guíe, que te respalde y te aseguro que si él no te concede ese sueño muy específico, al final te verás encaminado hacia algo mucho más especial de lo que tu mismo habías deseado, porque nosotros mismos no sabemos lo que necesitamos, pero su Santo Espíritu si lo sabe e intercede para que nos sea dado.

Reflexión final

Acude hoy a tu Dios con humildad y con fe, háblale de tu dolor, de tus miedos, de tus sueños frustrados, esos sueños que habías sepultado que hoy ya están descompuestos, no es casualidad que estén llegando a tu mente ahora. Preséntale tu petición al Señor y dile que necesitas ese milagro, que necesitas su intervención.

Tal vez eso que necesitas resucitar es tu relación con tu familia, tu relación con Dios, tu salud, no sé cuál es tu situación, pero Papá si la conoce.

Dile que te ayude a remover esa piedra que está obstaculizando su gloria en tu vida.

Si necesitas hacer preguntas hazlas, pídele respuestas, si necesitas llorar, llora. No estarás haciendo un berrinche por eso, simplemente le estarás desnudando tu alma a Dios.

Dios es el único que puede cambiar tu situación y sobre todo, es el único que puede cambiarte a ti. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *