Categorías
Forochat

CÓMO RECUPERAR MI AUTOESTIMA

¿Qué es la autoestima?

Todos hemos hablado u oído hablar alguna vez sobre la autoestima, sobre todo los últimos años. ¿Y qué es eso?, pues no es más que la valoración o percepción que una persona tiene de sí misma, bien sea desde el punto de vista físico o de su manera de ser, su espiritualidad y todo lo que constituye su ser. Desde que nacemos vamos recibiendo estímulos externos a través de nuestros 5 sentidos que de alguna manera van construyendo esa autoestima, sin embargo, empezamos a formarnos conceptos más arraigados desde los 6 o 7 años mediante las experiencias que vivimos y lo que percibimos que piensan de nosotros nuestros padres, maestros, amiguitos y toda persona con la que nos relacionemos de alguna manera.

El estado en el que se encuentre nuestra autoestima es sumamente importante, de hecho, la palabra de Dios dice en Prov. 23:7 que tal como el hombre es en su pensamiento, así es él. Lo que tu piensas de ti mismo va a determinar cómo te ven los demás, cómo te relacionas con Dios, cómo tomarás decisiones, si lograrás o no metas importantes en tu vida, si eres alguien saludable, en fin… Cada área de tu vida, aunque no lo creas está directa o indirectamente afectada por la forma en que te ves.

¿Qué es tener baja autoestima?

De acuerdo con lo vengo mencionando, una persona que tiene baja autoestima va a tener dificultades para encontrar en sí misma características que la hacen especial y, por el contrario, va a enfocarse siempre en ver cosas negativas como incapacidad para lograr objetivos, inseguridad a la hora de desenvolverse en su entorno, insatisfacción con su cuerpo y más. Una de las características de una persona con autoestima baja es tener constantemente pensamientos negativos que producen en ella sentimientos como lo son el miedo, la inseguridad o la desconfianza. Un pensamiento muy común cuando tienes baja autoestima es “no puedo”, es decir que siempre está presente la autolimitación.

Te pregunto: ¿Vives obsesionado por tu imagen? ¿Te preocupa lo que otros creen de ti? ¿Cuándo te miras al espejo que ves? ¿Odias lo que ves en el espejo? ¿Qué palabras llegan a tu mente? ¿Inteligente, guapo y valioso, o incapaz, feo e insignificante?

Aunque quizás no lo hayas detectado, es posible que dentro de ti haya algún sentimiento doloroso no resuelto del pasado que le puede estar dando lugar a estas situaciones y te haya llevado a la depresión, odio o enojo contra ti, ansiedad, culpas, cambios de humor repentinos y muchas emociones negativas que te están destruyendo.

Estas cosas que menciono a su vez pueden derivar en trastornos psicológicos e incluso físicos, que obviamente te impiden tener una vida plena y de calidad. 

Una persona con baja autoestima, muy probablemente tendrá dificultades en su vida cotidiana como conflictos laborales, disminución de la energía, poca creatividad, relaciones matrimoniales desastrosas, mala relación con las personas en general, incluyendo a los hijos, hermanos y padres.

Causas de la baja autoestima

Si te has sentido identificado con la descripción dada, ahora es el momento de identificar cuáles han sido las causas que te ocasionaron que hoy no puedas ver lo importante, especial y valioso que eres.

Las causas de baja autoestima podrían ser:

  • Haber pasado situaciones vergonzosas.
  • Mensajes de confirmación negativos recibidos de personas importantes en nuestra vida. Como: Qué feo eres, eres muy flaco, eres muy blanco, eres bruto, no haces nada bien.
  • La comparación con los demás que tu mismo has permitido en tu mente o que otras personas hicieron y te marcaron, en las cuales se resaltaban que esas personas tenían virtudes o talentos superiores a los tuyos. Como, Juanito saca mejores notas que tu, María es más bonita que tu, entre otras.
  • Humillación o desprecio recibido de padres, docentes o figuras de autoridad (quizás se han burlado, se han reído, han considerado insignificante tu necesidad de ser ayudado, tu dolor, tu miedo, entre otras cosas).

Así como estas pueden haber otras razones que en definitiva es posible que hayan causado que no pudieras comprender hasta hoy que cada persona es única e irrepetible, que somos diferentes y no hay nada malo en eso, y a raíz de no aceptar esto hoy te consideras menos que los demás.

Sea cual sea el motivo que te llevó a ese punto, te digo: Una baja autoestima constantemente te va a llevar a la derrota, por eso es importante que hoy aprendas cómo recuperarla para que puedas aprender a amarte y con eso potencies tu seguridad personal y tus habilidades para que seas bendecido y prosperado en todo, tal como Dios desea para ti.

Hay algo en este punto que debes comprender, tenemos un enemigo espiritual, al que no le conviene que tengamos una alta autoestima, que no le conviene que nos veamos tal como Dios nos ve, ¿por qué?, porque simplemente eso nos acerca a nuestro Padre y nos encamina a su propósito. 

Satanás, el enemigo, el maligno o como sea que lo llames, tiene una función bien clara y por la cual trabaja cada instante sin descansar que es: matar, robar y destruir, y su mejor arma para lograrlo es La Mentira, Juan 8:44 dice que lo que el habla es mentira porque es padre de la mentira.

Y en este punto específico, ¿qué es lo que hace él? Trabaja sobre tu identidad, así como lo hizo con Jesús, lo quiere hacer con nosotros, y el ejemplo que debemos seguir de Jesús es no dejarnos engañar, no creerle porque eso destruye nuestra identidad.

Desde el Génesis podemos observar cómo la serpiente (que es figura de Satanás) usó la mentira para traer confusión a Adán y Eva y sacarlos del propósito de Dios, su error fue escuchar esa voz que no venía de Dios, permitirle una conversación que sacó de su alma las verdades de Dios, y ya sabemos la consecuencia, una humanidad destruida. Por eso tú no puedes permitir esas mentiras en tu mente.

Hoy te quiero preguntar:

¿A qué voz diste autoridad para penetrar en tu alma?

¿A qué voz diste autoridad para definir quién eres?

¿Qué voz has escuchado?

Te quiero invitar allí donde estás a hacerte tres preguntas:

¿Quién soy?

¿Cuánto valgo?

¿Para qué existo?

Estas preguntas definen tu identidad.

¿Qué ocurre si la respuesta que damos a estas preguntas es una mentira?

La mentira es como un cáncer para tu cuerpo lo devora todo. Terminamos siendo la mentira que creemos.

¿Cómo comenzar a recuperar mi autoestima?

Referente a este tema existen dos tipos de personas, las que deciden terminar con esto de raíz y las que luchan con esa imagen que se ha creado en sus mentes pero no la sanan jamás, se colocan máscaras, que pueden ser diferentes en cada quien, está la máscara del éxito, la de la coquetería, la de la felicidad, la del intelectual, o cualquier otra, pero lo cierto es que en su interior se sienten desdichados e infelices.

1 corintios 13:12 dice: Ahora vemos por espejo, oscuramente; más entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.

No es casualidad que hoy estés oyendo esto, hoy Dios te dice que dejes de mirar al espejo y mires a aquel que está detrás del espejo, a JESUS. Ve su sacrificio en la cruz, el te dice, morí por ti para que tengas vida y vida en abundancia, no necesitas ninguna máscara.

Hay 4 pasos importantes que debes seguir para recuperar tu autoestima:

Paso 1. Oye la voz de Dios

Lo primero que necesitas para sanar y restaurar tu identidad es oír la voz de Jesús, aceptar lo que Dios dice de ti y valorarte como Él te valora, Él te ama tal como eres y te abraza para encaminarte a su divino propósito. ¿Y cómo oyes su voz?, leyendo su palabra, es la única manera, la Biblia es el manual de vida por excelencia.

Pero hoy quiero compartir dos versículos para que tengas una idea de lo importante que eres:

“Pues las montañas podrán moverse y las colinas desaparecer, pero aun así mi fiel amor por ti permanecerá; mi pacto de bendición nunca será roto —dice el SEÑOR, que tiene misericordia de ti—” (Isaías 54:10)

“Nos selló como propiedad suya y puso su Espíritu en nuestro corazón como garantía de sus promesas” (2 Corintios 1:22)

Paso 2. Ámate como Dios te ama.

La palabra de Dios dice que el primer y más grande mandamiento es amar a Dios con todo tu corazón, mente y alma (esto por el simple motivo de que Él te amó primero hasta la muerte de Cruz), ¿y sabes cuál es el segundo mandamiento más importante?, amar al prójimo como a ti mismo, si, ¡¡COMO A TI MISMO!!

Así que debes aprender a quererte, a amarte y respetarte como eres, para poder cumplir ese mandamiento. No se trata de llegar a la soberbia ni mucho menos perder la humildad porque esto no le agrada a Dios, pero si aceptar y amar tus defectos y virtudes, dejando tus debilidades en manos de Dios.

Paso 3. Reemplaza las mentiras del enemigo por las verdades de Dios

A medida que vas conociendo la palabra de Dios, tendrás más herramientas para lograr este paso, y cada ataque que venga a tu mente lo vas a combatir con pensamientos de Dios, pongamos algunos ejemplos:

Pensamiento: “No soy lo suficientemente bueno para Dios…”. Respuesta: Sin embargo, cuando pecas, Dios sigue amándote. Está claro que eso implica arrepentimiento, ya que “si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).

Pensamiento:  “No estoy a la altura…”. Respuesta:  Dios no se ha equivocado: Él te escogió desde antes de la fundación del mundo. Él sigue trabajando día a día en tu vida para que puedas cumplir Su plan, y hacer de ti un vencedor (mira Efesios 1:4-5).

Pensamiento: “Jamás podré merecer amor, ni misericordia de Dios…”. Respuesta: Es cierto, todo es pura gracia. No tienes ninguna necesidad de “merecer” ni “comprar” Su amor, al contrario: El amor de Dios es gratis, y Él te lo da. Tu parte consiste en recibirlo, como se recibe un regalo.

Efesios 2:4-5: Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,

aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos).

Además debes quitar las etiquetas que te ha puesto el mundo y usar las etiquetas de Dios, aprende estas tres verdades: soy hijo o hija de Dios, tengo un valor incalculable para Dios, mi pasado no determina mi futuro. 

En este paso es importante que pongas en práctica el perdón hacia otros y hacia ti mismo, de este tema hablamos la semana pasada.

Paso 4. Realiza acciones que alimenten tu autoestima:

Arréglate, ponte guapo o guapa. Ponte metas para alcanzar de la mano de Dios, como terminar tus estudios, emprender ese negocio que tienes en mente, escribir un libro, aprender un nuevo idioma, usar los dones y talentos que Dios te dio.

Josué 1:9: Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *